30.5.15

Comentario a la poesía de François Villon






Hace unos días, buscando por la biblioteca de casa, me encontré con una recopilación de este peculiar poeta de siglo XV. Todo un intelectual que sobresalió de su tiempo, más por su forma de vida y pensar que por su calidad poética.
Un personajillo que frecuentaba la taberna y protagonizaba con glorias y penas; robos, atracos y asesinatos. Acciones que le llevaron más de una vez a la cárcel y que casi consiguieron su ahorcamiento.

-El legado:
Es la primera parte del libro y consta de cuarenta estrofas que en muchos de los casos forman un argumento solido. Los versos de ‘’El legado’’ son una sátira, una burla a muchos de los personajes con los que el poeta se enfrentó: nobles, burgueses, vándalos, arciprestes, etcétera… Suponen en conjunto, una crítica de la sociedad en la que malvivió el poeta y a la cual le lega ciertas pertenencias.

El inicio de esta mofa empieza nada más querer dar herencia, cuando la verdad era que, como él decía, no tenía ni cara ni cruz. Es decir, no tenía dinero. A partir de ahí se desarrolla una burla a la avaricia, al egoísmo, al cinismo, a la corrupción, a la golosina y al puterío. Estos a su vez, representados por los personajes ya mencionados.

-El Testamento:
Esta segunda parte mantiene la misma estructura que la del legado, aunque incluye algunas baladas. Es en estas estrofas donde se hace más evidencia del movimiento literario que imperaba en la época del artista. El Renacimiento. Esto se manifiesta cuando surge el tema del Ubi sunt -recurso que aprovecha para mencionar a personajes de la mitología o a personajes históricos como Carlomagno- y cuando se percibe una aproximación al método clásico.

No obstante, y aquí se ve al artista, en ninguno de estos aspectos se limita el poeta ha demostrar su capacidad con pedantería, a ser una pluma comprada a servicios de una clase u oficio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario