22.8.15

Carrera

Hay muchas formas de querer encontrarse a uno mismo. Una de ellas es mediante el cansancio que provoca el ejercicio. Corres, corres y sigues corriendo hasta llegar a estar extenuado. En ese instante de puro jadeo es cuando te vuelves a preguntar a dónde quieres llegar con tanta prisa; qué meta te exhorta a cansarte.

Esa es la primera pregunta; duda que te lleva a pensar sobre tu vida y en todas las facetas que desempeñas en ella. Salen una infinidad de porqués pero, lamentablemente, pocas respuestas. Sabes que por ti mismo es imposible responder a muchas preguntas. Lo peor de no saberlas es ser consciente de lo inútil que puedes llegar a ser cuando eres uno y no muchos.

Te fijas en el paisaje que ves cada mañana: un camino de tierra bordeando un amplio río y alrededor, naranjos. Pretendes desesperadamente (demostrando de esa forma lo iluso que eres) que el ambiente te diga algo. Pero son las mismas vistas de siempre; te sientes rutinario, te aburres, te sigues buscando.... No te encontraste ni te encuentras. Sólo te encontrarás  hasta llegar al final de la carrera... Pero sigues corriendo, sigues de búsqueda.


Sigues viviendo.


4 comentarios:

  1. merci d'avance de mettre le traducteur dans votre blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. +MES BLOGS Vous pouvez traduire, je l'ai placé le traducteur

      Eliminar
  2. Hola!! me encanta como escribes.
    Me quedo por el blog!
    Te invito a pasarte por el mio.
    Nos leemos!

    ResponderEliminar