25.8.15

Es solamente una idea para la falta de inspiración.

En ocasiones me he preguntado si todo el mundo tiene la misma forma de inspirarse. Podremos  escribir bien o mal pero, ¿de dónde surgen las ideas?

Bueno, tras planteármelo un poco, me ha parecido oportuno compartir de qué forma me salen algunas de las ideas que tengo publicadas en el blog. Además que tenéis otra entrada, esto empieza a ser un vicio.

Al grano:

El único consejo que voy a daros es que debéis aprender a observar. Cada uno puede tener su interpretación de las cosas, pero hay que observar; desde la forma de actuar de la gente hasta la volátil huella que dejas en la orilla de una playa.

Cada gesto, cada acción nos produce una sensación determinada y, cuanto más tiempo intentes observarlo todo, más sensaciones te aportarán diversas acciones.

Por poner un ejemplo práctico: Mi microrrelato “Sosiego” se me ocurrió al nadar, solo y a medianoche, en una piscina. ¿Qué hice? Mantenerme en el fondo una infinidad de veces, sentir el tacto del agua, percibir su temperatura, mirar a la luna, intentar mirar en la piscina que estaba a oscuras…

Es cuestión de observar, querer entender y después, interpretar y modelar la sensación o la idea que te viene a la mente.

No sé, quizá se me haya ido la cabeza.

5 comentarios:

  1. Hola soy del blog: http://buscandoentrelibros.blogspot.com/ vi tu comentario en la iniciativa de Inkwand reflejos y me llamó la atención lo que escribiste, así que me pase por aquí y de paso te sigo.

    Un saludo :=)

    ResponderEliminar
  2. Hey no te vayas a ahogar en la piscina ... Suaaaaveeee :)

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Ya quisiera saber nadar, no me atrevo :(

    ResponderEliminar