8.9.15

Papel de un escritor

[Buscaba un concepto que abarcase a los que son escritores y los que, como nosotros, están en proceso o simplemente escriben por entretenimiento. He buscado por internet varios conceptos; traducido la palabra ‘’quizá’’ en mil idiomas y, al final, me he decantado por estos conceptos de Aristóteles que di en clase de filosofía.

Para quién no haya dado filosofía o tenga la materia oxidada, haré una pequeña y simple explicación.

Con ‘’en potencia’’ me estoy refiriendo a una persona que escribe y que en el presente no es un escritor, pero qué con el tiempo y la práctica puede llegar a serlo.
Con ‘’en acto’’ me refiero a quienes ya sean escritores en el presente.]

Desde el amor por la literatura hasta la necesidad de expresarse, hay mil y un motivos por los cuales personas corrientes como nosotros empezamos a dedicar nuestro tiempo en una actividad lúdica y cultural. En este caso, la escritura.

Y puedo afirmar completamente que es uno de estos motivos –en este caso, el mío propio- el qué decante mi humilde opinión acerca del tema del cual os hablaré desde la honestidad.

El papel social del escritor en potencia y en acto. El escritor es un creador de contenido, un inventor de mundos y , al mismo tiempo, un informador crítico. Si bien es cierto que existe una variedad de géneros en la literatura y hay una cantidad de escritores que cultivan una o varias, pienso que muchos desaprovechan el efecto social que pueden producir escribiendo. Su papel informador.

Y es que creo que el escritor no tiene que limitarse con crear mundos que tan solo sirven como un pasatiempo. Como narrador, creador y sobretodo como persona; el escritor debe sentir un compromiso con la sociedad que le rodea  y trasmitir unas ideas  -ya sea políticas, sociales, sentimentales, etc…- para concienciar a la gente sobre un tema específico.

No es  cuestión de politizar todo un movimiento literario ni de anclar a los escritores a expresar una crítica social en cada relato o libro que escriban. Pero sí dejar constancia qué, como escritores y ciudadanos, tienen conciencia de que desempeñan un papel más que de ocio. Que pueden llegar a ser formuladores de ideas, de cambios.

Porque si es cierto que la lectura es un ocio saludable, si no se introduce en la mentalidad del lector para hacerle reflexionar y sentir, para incitarle a ser él mismo y madurar... Podremos considerarnos artísticamente buenos, pero socialmente inútiles.



4 comentarios:

  1. Desde luego, hay una cosa que quiero decirte, y que deberías saber:

    Tan solo con leer tus palabras, cargadas de grandes emociones detrás de la tinta digital, me emocionas.
    Y sabes otra cosa? Escribo en algunos momentos, pero no me hace falta escribir, solo entro en tu blog, y me sumergo en un sin fin de palabras expresándose realmente mejor y reflejando lo que siento que con mis propias palabras.

    ResponderEliminar
  2. Esto me recuerda a una entrada que la terminé dejando en borrador "El arte como arte y sólo arte". Casi estoy totalmente convencido de que el artista no ha de involucrarse de ningún modo en lo "social", no al menos de forma directa, básicamente porque el arte requiere de todo el alma, y de un modo u otro hacer esto deshumaniza, por así decirlo. No sé... Es algo que siempre me he planteado.

    Nadie rechaza a artistas que rechazan (a algo, o a alguien) (o que acepta, y que por consiguiente, rechaza). Por otra parte, puedes compartir tus pensamientos, en los textos claro, siempre que los enmascares.

    Un saludo,
    JJ.

    ResponderEliminar
  3. Holaa!
    Acabo de descubrir tu blog, y me quedo por aquí :)
    Me encanta la reflexión que haces acerca de los géneros, los tiempos y los escritores.
    Yo también tengo un blog, por si te quieres pasar :DD
    Nos leemos!
    Quiquelu (el del ojo del gato negro xD)

    ResponderEliminar