25.1.16

Poema I

La noche sin ti  huele a rocío y miseria.
Ella es un inmenso mar de tiniebla y pensamiento,
livianos ambos, por el cual mi único yo
mi corazón pasea descalzo y desnudo.

Estoy aquí, solitario y temblando de frío
junto la luna y su pasiva misericordia.
Una bondad que está para todo ser perdido
pues es ella la única que atiende al bien colectivo.

La noche sin ti huele a podrido y avaricia
sólo ante mí pasan el egoísmo y la indiferencia.
Individuos que carcomen su lado más humano,
más combativo y ciudadano. Su mundo es su yo.

¡Su mundo, su yo! Muchos dirán que deliro
que soy un loco que necesita de un médico.
Se creen únicos y alejados de todo grupo.
Colectivo con y sin ellos carece de significado

¡No existe, ha muerto la única de nuestras armas!
Y cada vez más a la deriva, en la ignorancia.
Y cada vez más pasivos y conformistas.
Conocimiento implica cadenas, esposas; no libertad.

Por ello y más anhelo de tu fragante amor
bálsamo de caricias y abrazos carnales
medicina, tuya, solo tuya, cuyas dosis son besos.
Simplemente quiero un whisky que haga del todo un olvido.



3 comentarios:

  1. Es precioso *_* Me gustó y totalmente de acuerdo con la penúltima estrofa :)
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Te he nominado al premio Leibster Awards, por favor, pásate por mi blog http://wwwbarbarita15.blogspot.com/2016/01/liebster-awards.html para responder las preguntas, ¡te espero!

    Por cierto, este poema es arte :)

    ResponderEliminar