25.4.16

El último brigadista

<<¿Qué le impulsó a alguien de diecisiete años, concretamente a usted, a tomar parte de la guerra civil?
 En aquella época no había escuelas como las hay ahora y además pasábamos hambre.  >>

Y así de breve fue mi única conversación con Josep Almudéver, conocido también como el último brigadista vivo que participó en la guerra civil española y a cuya charla pude asistir el pasado miércoles.

Este señor, de padres valencianos, nació en 1919 en la ciudad de Marsella y actualmente tiene noventa y siete años. Sólo tenía diecisiete cuando partió por voluntad propia al frente y si no fuera suficiente, a finales del 38 volvió pese a que ya había regresado a  Francia.

Para gente como nosotros, relativamente jóvenes que tenemos por costumbre el estudio de la historia de forma pasiva y con un denso libro lleno de fechas y nombres, impacta (o debería hacerlo) poder conocer y hablar de forma activa con la historia en patas.

La guerra civil no está tan lejos como parece, pero así nos tomamos los hechos: lejanos, sin ninguna repercusión en nuestro presente; los vemos inconexos con la sociedad que hay ahora. Pero hace una semana fue totalmente distinto, entrabas en un aula multiusos y veías a un hombre mayor que podía contar por experiencia propia como se vivió un conflicto al que nos mostramos indiferentes.

La historia en la educación, por lo menos aquí, está muy mal enfocada. Seguimos con un sistema de estudio decimonónico que nos obliga a tener que memorizar grandes párrafos sin apenas analizar la situación; ni la actual ni la de antes.

¿De qué sirve la historia si no es más que un libro que empollar? Para nada, absolutamente para nada. Hay que ser críticos y también hacer memoria ¿Qué motivos le llevan a alguien a ir a la guerra? ¿La gente actual iría? Es un poco caer en el tópico, pero resulta interesante descubrir de forma sencilla y superficial cuan acomodados estamos en un bienestar que se mantiene con unos pies de barro.

Hay que conocer y tener crítica, claro, pero también debemos no olvidar un valor y solidaridad que la humanidad de siglo XXI ( concretamente occidente) ha perdido. Una valentía y un ideal que se han ido diluyendo poco a poco. Miércoles, veintiuno de abril, Josep Almudéver trajo la historia consigo para dejarnos un poco de ella en la conciencia.



¡HONOR Y GLORIA A LOS COMBATIENTES!







No hay comentarios:

Publicar un comentario