14.5.16

Niebla - Miguel de Unamuno.

Ficha técnica:

Título: Niebla
Autor: Miguel de Unamuno.
Editorial: Cátedra.
Publicación: 1994.
Nº de páginas: 296 págs.      











“Niebla es un juego de espejos, un laberinto de apariencias y simulacro […] Leer este texto es jugar el juego del laberinto, de los espejismos donde lo más real se convierte en lo más irreal y el final del juego es el principio.”  –Mario J. Valdés.

No hace falta decir que voy a dejarme muchos detalles de la novela (o nívola) en el tintero. Tampoco era mi intención elaborar un estudio exhaustivo de la obra, sino más bien hacer una sencilla reseña para invitar a alguno de vosotros a leer este clásico.

Niebla es la obra más popular de Miguel de Unamuno y, con un narrador omnisciente en tercera persona, nos narra la vida del joven adulto Augusto Pérez. Es el protagonista y sin embargo a lo largo de la historia el autor lo parodia constantemente y lo arrastra por la mugre sin ningún remordimiento.

Pero es gracias a este trato que el bilbaíno puede tocar temas como la liberalización de la mujer, el concepto de nívola que construye el autor, la indecisión de las personas (o la falta de certeza en nuestras decisiones más vulgares) y la frágil barrera entre lo real y lo ficticio.

El primer tema se puede ver de entrada en la primera parte de Niebla con el personaje femenino de Eugenia. Una mujer joven de clase medio-baja que se gana la vida como profesora de música.

El protagonista no puede evitar caer enamorado de ella, y Unamuno lo trata como si de una obsesión se tratara. Sin embargo, Eugenia se muestra independiente y muy poco interesada en él. Es anarquista, económicamente autónoma, tiene por novio a un holgazán (Mauricio) y cuando Augusto , que cuenta con la complicidad de los tíos de la chica,le paga la hipoteca se enfada. Enfadada porque considera que lo que quiere es comprarle. Se enoja y mucho menos se lo agradece. Se puede ver pues, el tema de la mujer de forma clara.

También es señal de independencia e ingenio como se aprovecha de Augusto más tarde para poder emprender una vida tranquila y austera con su amante. Pasa de la negación a querer aprovechar las oportunidades que le dan. Esto le da personalidad a la mujer, ella decide por sí misma.

El concepto de nívola también hace apariciones más o menos constantes cuando el protagonista habla con su amigo Víctor.

"Nivola es una deformación del término clásico "novela", gracias a la que Unamuno pretendía mostrar la distancia entre su peculiar forma narrativa y aquélla.” (Enlace exterior a una mejor definición)

La barrera entre lo real y lo ficticio es lo último de lo que el autor escribe. Y destaca mucho porque da un giro en el narrador. Se presenta al autor como un personaje más de la realidad de Niebla (catedrático de Salamanca, como era él por aquél entonces) y se coloca sobre su perspectiva para narrar la acción.

Autor y personaje discuten acaloradamente sobre qué es real o quién creó a quién. La barrera de lo real se rompe como un vidrio al que se le ha dado un golpe. Augusto conocía a su creador como un escritor conocido y viajó hasta donde este se encontraba simplemente para poder pedirle consejo sobre su situación y opinión acerca de la decisión personal que había tomado tras los fracasos amorosos. En cambio descubre que es un ente de ficción. No existe. Y Miguel lo va a matar pues lo ha creado y sabe todas las peripecias que ha vivido recientemente. La verdad es que me ha resultado bastante realista (o creíble) el diálogo entre ambos y las diferentes reacciones.


En resumen, es una obra que personalmente me parece más entretenida de leer que algunas de los contemporáneos del bilbaíno (las Sonatas de Valle-Inclán) Está repleta de referencias a otros autores o intelectuales (Nietzsche o Freud por ejemplo) y es completa respecto a los temas que quiere abordar. No sé, yo he ganado -y no perdido- tiempo leyéndola.

3 comentarios:

  1. Hola!!
    Muchas gracias por la reseña, la verdad es que no es fácil encontrar reseñas de este tipo de libros por los blogs.
    Unamuno nunca me gustó demasiado, cuando lo estudié, siempre prefería a otros autores como Azorón o Machado, quizás porque nuestro profesor de literatura le ponía más pasión cuando hablaba de ellos :D
    Saludos! <33

    PD: Vengo de Granitos de arena, así que me quedo por aquí. Te espero en mi blog ^^

    ResponderEliminar
  2. Ya me dio curiosidad. No he leído nada de Unamuno pero ya que estoy trabajando en una librería lo buscaré. :)

    ResponderEliminar
  3. Te seguía desde hace ya tiempo mas nunca me ha dado por dejarte una reseña, pero fue leer esta y decir "De hoy no pasa".
    Me leí el libro hace un par de meses y quedé encantada. Los personajes son únicos y están muy bien definidos. Leer las angustias de Augusto -curioso el nombre ahora que lo pongo junto a esa palabra- me hacía sentir como si mis pensamientos hubieran sido trasladados a las páginas del libro y casi siempre acababa reflexionando.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar