19.6.16

Escritura y música: Beggin for Thread

Llevo un breve período de tiempo dedicándome a escribir a medida que escucho canciones aleatorias y que apenas conozco. En la entrada pasada hablaba de la escritura automática y por ello me apetecía hacer algo parecido pero en comunión con la música. Pues bien, aquí el resultado y la canción con la que me ha salido esta historia.

Debo remarcar el carácter espontáneo de este tipo de acto creativo ya que surge sin pensárselo mucho mientras escuchas una y otra vez la canción. Aunque algunos errores así como algunos detalles me he visto obligado a corregirlos.

Aquí la canción:

https://www.youtube.com/watch?v=Twix375Me4Q

Una vez fue cacheada repetidamente por agentes de seguridad, Kathie entró en el amueblado y caro despacho del hombre cuya avaricia había sometido a media ciudad de Varsovia y por la que otra media vivía en la miseria absoluta. No hubo ningún tipo de saludo por parte de ambos, uno observaba cómodo como la otra iba directamente al grano dejando un maletín azul marino sobre el escritorio de roble.

Hubo un gesto de aprobación por parte de aquel hombre de negocios el cual empezaba a tener cierta calvicie. Agarró el maletín y lo arrastró hacia sí para tenerlo a mayor alcance.

–¿Y dice que aquí está todo el dinero?– preguntó al tiempo que le ofrecía un cigarrillo

 –Por supuesto –respondió mientras, inclinándose, se llevaba el cigarro a los labios a la espera que el contrario lo encendiera–. ¿No se fía de mí? -preguntó, exhalando el humo.

–Señorita Kathie, hace cuatro años trabajaba para mí como secretaría. Sin embargo, pese a tener un empleo cómodo y bien pagado, va y empieza a hacer labores de espía para una competencia que ahora me pide colaboración. Entienda mi escepticismo y no me tome por tonto.

–El escepticismo al igual que la fidelidad es una cosa más que tiene su valor en dinero, señor Sapkowski –replicó, echando la ceniza sobre un.

El hombre quitó el seguro al maletín e introdujo un código que solamente él y el capo de la mafia del puerto conocían. Aquel trato implicaba un nuevo giro en la política de ambos bandos, una especie de paz por conseguir beneficios recíprocos. Él todavía poseía la mayoría del negocio en la capital, su competencia, algo numerosa, se repartía con bravura una parte pequeña del pastel  y por la cual guerreaban constantemente.

–Cuenta el dinero si tan incrédulo eres; puedo esperar.

Lo cierto es que le daba igual que estuviera toda la cantidad acordada o no. Si había aceptado a negociar era porque empezaba a hacerse viejo y su interés por ese mundo iba decayendo con cada arruga nueva que veía en el espejo o cuando se palpaba una coronilla cada vez más grande. Aun así tenía que mantener la postura que tantos años le había costado dar a sus adversarios y allegados. Pulsó para verificar la clave y abrió el maletín del que salió para su sorpresa un hedor que lo aturdió. Lo veía todo borroso, doble, y no pudo hacer más que mirar de un lado a otro.

–¿Dónde te… –sin darle tiempo a terminar la pregunta, sintió el frío acero de una cuchilla en su cuello y unas manos finas enguantadas cogiéndole del pescuezo.

 –¿No es irónico? Aquello que te ha dado vida es lo que te la va a quitar, como si fuera Dios.

Rasgó el cuello con un corte limpio y suficientemente profundo. El hombre murió en el acto y en silencio. La rubia guardó el cuchillo en su sostén y se llevó de nuevo  el cigarrillo a los labios. Cerró el maletín, lo cogió y salió de la sala. Una vez fuera, en la entrada al apartamento, se paró en seco al mismo nivel que los de seguridad.

–Vuestro jefe ha rechazado finalmente la oferta, una lástima –anunció sin apartarse ni un momento el velo negro que se había puesto para aquella noche.


Emprendió la marcha sin que aquellos peones le respondiesen nada. Bajó las escaleras del edificio a pasos apresurados y salió a la calle. Una vez en el portal se subió un poco la falda para reponerla en su lugar y empezó a andar para perderse entre la niebla y la gente.

6 comentarios:

  1. Ha sido interesante escuchar a Banks (no sabia de su existencia) mientras leía tu relato, y creo que por eso me gustó más jejeje
    vas mejorando, a ver si mientras escribes escuchas algo de salsa :)

    ResponderEliminar
  2. Lo de utilizar la música como inspiración a la hora de escribir es algo genial, a mí se me ocurren millones de escenas gracias a los sentimientos que transmiten las canciones. ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  3. Maravillosa historia, y junto con la música, formaban una combinación perfecta. Me encanta la forma en la que escribes esos simples detalles que te ayudan a introducirte en la historia, me he quedado con ganas de leer más :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maravilloso comentario. Me gusta, alguien que se molesta en hacer por lo menos tres líneas sobre el contenido y no spamea su blog.

      Me he enamorao'

      Eliminar