29.7.16

Sobre mi blog literario

¡ESTO NO LO TENÍA PREVISTO! Pero en vista al desarrollo de los acontecimientos se han juntado varios tags y me veo obligado a responder para dejar mi conciencia libre de pecado. Sé que no hay mucha costumbre de hacer este tipo de entradas en el blog y menos con tanta frecuencia pero MATADME POR FAVOR por lo menos vamos a sacar algo positivo de ello; conocerme un poco más.

Que ya véis, un año en bloguer haciendo caso omiso a hablar de estos temas y ahora me abro... (interpretad eso como os plazca) Al grano, hermano, este tag consiste en responder (gran novedad, guay) una serie de preguntas sobre el blog.


1. Primera entrada en el blog:
Si no recuerdo mal, la primera entrada que subí fue una reseña de Cosecha roja de Dashiell Hammett.
Uno de los libros más referentes en cuanto a novela negra. Creo que valdría la pena una relectura, le sacaría más jugo en la reseña.

2. Entrada más popular:
La entrada más popular del blog es la reseña de Gracias por el fuego de Mario Bennedetti. Supongo que tanto el título como el autor son sumamente conocidos por casi todo tipo de públicos.

3. Entrada por la que estés más orgulloso:
Crítica kantiana al argumento ontológico de la existencia de dios. Orgulloso ya no por como está escrita, sino por la tremenda recepción que tuvo y tiene convirtiéndola en una de las entradas más visitadas del blog. Y spamearla como un sorteo no tuvo nada, NADA, que ver. Eso lo juro.

4. Entrada favorita:
El último brigadista, pese a no ser la entrada más trabajada que tengo en el blog, me emociona mucho haber podido presenciar una charla de una persona que ha vivido en sus propias carnes un conflicto que ha determinado la evolución general de España. Por no decir el fangirleo de haber hablado con él.

5. Entrada que menos te gusta:
Era un tag y lo borré de hecho. Tengo en la papelera de reciclaje un par de ellos, en verdad... ajajajajaja no me lo tengáis en cuenta.

6. Mejor comentario:
Yo que sé. Hay algunos muy buenos de una tal Diana o AmorEquisloslibros o Achocoenlatada.

7. Peor comentario:
No hay haters pero los mensajes del PUTO SPAM. Yo maldigo a cualquiera que se acerque a mi blog para pegar un link.

8. Mejor reseña:
Últimamente me parece que escribo las reseñas bastante bien. Mejor que antes, seguro. De todas ella, ¿con cuál me quedo? la de Niebla de Miguel de Unamuno me gusta porque creo acertar en el análisis de la obra. Pero es que la última: El desorden de tu nombre, he hecho bien en tratar ese aspecto de la obra que es más humano y menos técnico.

9. Peor reseña:
La tertùlia de Joan Fuster, un libro de un profesor mío de filosofía en el instituto. Desde luego creo que es la peor entrada no borrada en el blog. Corta, vacía de contenido... ay ay ay.

10. Pensaste en cerrar el blog:
Nunca, si bien es cierto que subo entrada cuando me sale de los huevos; ese mismo hecho me da más margen de publicar cuando quiero y me veo motivado a ello. Cuando no, tardo más. Pero lo que es cerrar, a ese extremo no he llegado nunca jajajajaj.

11. ¿Algún cambio que te gustaría hacerle al blog?
Alguno, quizá de estética o algo. Me da un poco igual, la verdá.


Y eso es todo, sin saltarme ninguna pregunta por coacción de Achocoenlatada, (AchocoBlog) que es además la nominadora.

24.7.16

Claustrofobia II

Aprovecho este pequeño relato para anunciar de forma oficial que colaboro en otro blog (Literatuia) junto otros compañeros. Pinchad en el nombre entre paréntesis y os redirigirá a la página en cuestión.


Te levantas en una habitación oscura cuyo tamaño no llegas a distinguir. Tienes la frente empapada de sudor y apenas recuerdas como has terminado aquí, enjaulado. Los nervios te carcomen las tripas, el calor te ha empapado la camisa y tu respiración se acelera enloquecida sin responder a la razón.

No puedes detener tus pensamientos. No los puedes parar y por ello merodean libres destruyéndote. Lo están haciendo. Lo notas. Lo sientes a cada segundo en el pecho. Es un tumor del que no te puedes zafar con tanta facilidad.

Sientes unos dedos ejercer presión sobre tu cuello. Te están cortando la respiración y tratas en vano de tomar una gran bocanada de aire para sobrevivir. Tu pulso se acelera y del miedo una gruesa gota de llanto se vierte por tu rosada mejilla. No hay salvación alguna, empiezas a entenderlo.

¿Quién es? ¿Cómo he llegado a esta situación y por qué me dan muerte? te preguntas al mismo tiempo que ladeas el rostro y ves en un espejo el reflejo de tu propia figura con las manos agarradas al cuello, matándote a ti mismo.



22.7.16

Tag para lectores

Bienvenidos una vez más a una de esas entradas que siempre digo que no me gusta hacer pero que, al final, termino cediendo después de pensar un momento lo beneficioso que es para vosotros conocerme un poquito más.

La artífice de la idea es desconocida para mí, pero si de algo estoy seguro es de lo atípica que resulta la persona que me ha nominado. Mo, (http://lapequenafrancesa.blogspot.com.es/) es una chica francesa de diecinueve años y no veáis como se maneja en el castellano.

Basta de echar flores, seamos egoístas pues he venido a hablar sobre mí persona. Sobre un yo lector que debe responder a unas cuantas preguntas. Unas catorce... Sí, a medida que avancéis os daréis cuenta que la cantidad me la he pasado un poco por el forro. It's so late to say sorry.







1. ¿Qué tipo de lector eres?

No sabría responder de forma precisa esta pregunta. Cuando el libro me resulta interesante soy de los que busca una biografía del autor o autora. Si por el contrario me aburre, lo leo lo más rápido que puedo y lo dejo estar.

Y depende del género. No me parece que haya que tener la misma actitud cuando lees una distopía juvenil que si lees una novela para adultos, un clásico, un ensayo, teatro, poesía. Pienso que la variedad es necesaria, pero la predisposición también juega un papel enorme para poder decir si nos gusta o no un libro; para poder entenderlo.


2. ¿Qué tipo de libros lees?

Variado, un poco de todo. Sí, aunque me de por reseñar sólo clásicos.


3. ¿Cuál es tu género favorito?

Literatura rusa: Gorki, Turguénev, Chéjov, Tólstoi, Dostoievski.
Literatura castellana de siglo XX: Julio Cortázar, Juan José Millás, Pablo Neruda.
Noventayochistas: Unamuno y Valle.
Poesía: Pablo Neruda, Machado, Luís Cernuda, Federico García Lorca, el Miguel Hernández con la poesía impura o León Felipe.

Yo que sé.


4. ¿Cómo y dónde leéis?

Cada libro,  ya sea por su género o formato, requiere de una forma concreta para que su lectura óptima. Si viajo, libros pequeños y de tapa blanda como Leyendas de Bécquer. Un clásico en un sillón, un ensayo en un escritorio, el teatro en un sillón también, la poesía de pié para recitarla. Lo juvenil, lo juvenil no entiende de lugares ni formas.


5. ¿Lees en el cuarto de baño?

Solamente los libros de algunos booktubers y youtubers, así tengo papel higiénico para después de cagar. Besos entre nalgas, hermano.


6. ¿Cómo está organizada vuestra biblioteca?

Algunas partes las tengo ordenadas por autores porque tengo dos o más libros de cada uno. Otra parte está ordenada según géneros, tengo una esquina para dejar aleatoriamente los libros juveniles que caen en mi posesión y luego hay zonas que al no tener espacio los libros reposan apilados y ya está.


7. ¿Os gustan las adaptaciones cinematográficas?

Las de Harry Potter y Anna Karenina sí.


8. ¿Doblas las esquinas de las páginas? ¿escribís sobre ellas?

Sí, suelo tomar notas en el propio libro. Y no me vengáis con la tontería de que hay que cuidarlos. Están para ser leídos, trabajados y no para hacer de escaparate.


9. ¿Cómo elegís los libros?

Si encuentro unos cuantos a 2-3-4-5 euros y tengo dinero, a no ser que sepa que son una mierda, suelo comprar el que más me gusta. De normal, según me inspire el título o la sinopsis. La verdad es que en la biblioteca de casa da igual; coges uno y si no te gusta escoges otro.


10. ¿Compras o vas a la biblioteca?

De la biblioteca pública he sacado unos cuantos, sí.


11. ¿Lees con una tableta?

Libros que no vale la pena comprar, están descatalogados o nunca se han imprimido.


12. ¿Cuántos libros lees al mes?

Varia mucho según el mes, el género, el número de páginas, el trabajo que tengo, el tiempo libre que dispongo...


Y aquí todo, no he respondido algunas preguntas porque me han parecido innecesarias o no sabría qué responder. Así que, Achocolatada y Juanma Sarmiento, os toca ver el tag de esta francesita para responder a mi nominación. JUAS JUAS JUAS.


16.7.16

El desorden de tu nombre - Juan José Millás

Ficha técnica:

Título: El desorden de tu nombre.
Autor: Juan José Millás
Editorial: Alfaguara
Publicación: 1987
Nº de páginas: 176 págs.        










Opinión:

El desorden de tu nombre es ya la segunda novela que leo de este escritor e igual que la anterior, con la que guarda una estrecha relación en cuanto a estilo, puedo afirmar sin ninguna duda que me ha encantado.


No habrá ganado el premio Nadal como La soledad era esto, pero sí ha logrado que poco a poco el autor se posicione en una posición privilegiada dentro de mi criterio y alta estima. Que es uno de mis favoritos hasta el momento, vaya.


Y es que tiene una narración sobria e íntima que guarda un equilibrio con los detalles y la expresión artística del propio autor. La historia que se hace servir de escenario no tiene nada espectacular por sí misma. El autor se coloca con la tercera persona sobre la vida cotidiana –la intrahistoria urbana de finales de siglo XX diría Unamuno– de unos personajes entrados en los cuarenta y en los cuales se empieza a notar el peso de los años y una insatisfacción personal y hacia el mundo. Este esquema se repite en el otro libro leído, aunque no trata de contarnos lo mismo.

Si Elena Rincón representaba el desencanto que conlleva el ser adulto, la melancolía de un pasado idealista y rebelde ante los últimos años de la dictadura; Julio Orgaz representa un nihilismo profundo, un vacío vital en sus objetivos no le impide conseguirlos con cierto desencanto pero también destaca un pesimismo frente a su verdadero sueño de ser escritor.

«Juan José Millás entremezcla lo verdadero con lo hipotético, tejiendo una novela singular en la que el deseo de vivir y el deseo de amar se confunden.» Rolling Stone.

Así es. En esta novela la realidad, los deseos y los recuerdos se entrelazan tejiendo una niebla confusa. El amor es un tema principal, la extraña relación con Laura es un hecho palpable, pero en ella Julio ve un rostro familiar del que también estuvo enamorado. El deseo de amar, como dice la cita, se confunde con una añoranza hacia el pasado.

Julio es un hombre de éxito profesional dentro de la empresa pero, como Elena (recalco que son personajes de distintos libros), vive en un estado donde el tiempo parece haberse detenido y la soledad es la única de las compañías. Obviamente este paralelismo no acompaña toda la obra pues el final es distinto.  Este es más pasional cuanto menos.

La otra pieza del engranaje, Laura, es una ama de casa y también logra tener una psicología compleja. Mujer florero que ha abandonado su pasiones por las de su marido, un hombre acaudalado y con carrera política. Su monotonía se ve interrumpida un día por Orgaz, un hombre también de éxito pero que necesita encontrarse un hueco en la vida para rememorar su yo bohemio e intelectual. La relación es este aspecto curiosa cuanto menos, por no decir también intrigante.

Terminaré del mismo modo que he empezado. Este libro me ha encantado y me he visto en cierta medida reflejado cuando aparentemente no tengo nada en común con la historia que aquí se trata. Un libro muy recomendable, más aún si lo haces escuchando La internacional.

Post Scriptum: Quien lea el libro sabrá a qué me refiero con lo de la internacional.

13.7.16

Colapso

Os dejo esta reflexión que escribí hará un año, quizá dos. ¿Quién sabe? Igual estoy tratando de justificar mi ausencia.

Llega el verano y con él, un tiempo libre gigantesco. Estos días son lo que todo estudiante anhela desde que entra en la facultad o el instituto; y sin embargo, una vez llega, nos sentimos tan abrumados por la cantidad de tiempo sin obligación que valga que no sabemos de qué forma sentirnos realizados. Es de esa forma como, poco a poco, vamos malgastando el tiempo haciendo el vago hasta que llega el momento de volver a los estudios y, es en ese entonces, cuando nos quejamos por el final y lamentamos el tiempo perdido. Pero, ¿el final de qué?, ¿de no haber dado pie con bola en dos meses?

A mí tanta libertad de tiempo me asusta, me atormenta. No puedo dejar de pensar en qué debo aprovechar las horas, si dedicarlas a aquello que más anhelo o pasarme por casa un par de horas. Y pese a tener una voluntad, esta se corrompe a medida que pasan los días; un día haces el vago, otro organizas mal el tiempo… Llegará el final del verano y habrá una infinidad de cosas que quise hacer pero no pude o quise.

Quién sabe, tanto tiempo libre me deja un sabor de boca muy amargo. Uno abandona un poco el ejercicio de la escritura para tomarse unas cañas, estar tirado en un sofá o ir a cualquier concierto. Dices: ''ahora luego...'', eso evoluciona a un: ''mañana seguro que...'' y no sabes si será verdad o no.

Te das realmente cuenta de tu desorden cuando intentas arrancar una idea y no puedes, te frustras y te colapsas porque no sale. Sufres íntimamente porque empezar te resulta más costoso que la última vez y, poco a poco, caes en el abandono de tus dotes de escritorcillo. Te preguntas si realmente lo que estás intentando hacer te llevará a algún sitio... Preguntas sin respuestas, respuestas vacías e inútiles.


Yo que sé, mi mente entró en colapso.

5.7.16

Tierra virgen - Iván S. Turguénev

Ficha técnica:

Título: Tierra virgen
Autor: Iván S. Turguénev
Editorial: Altaya
Publicación: 1877.
Nº de págs: 394 páginas. 













Explicando los motivos que le llevaron a escribir Suelo virgen, Turguénev escribió: “Hasta ahora la nueva generación ha sido representada en nuestra literatura como una banda de falsarios y granujas, lo que es falso […] O han sido idealizados, lo que también es falso y perjudicial. Decidí enfrentar la verdad por el camino medio’’

Ivan S. Turguénev escribió Tierra virgen tomando la Rusia de la segunda mitad del siglo XIX como escenario –la contemporánea a él, vaya– y concretamente el movimiento Naródnichestvo (que tuvo su auge en los los 70 del mismo siglo) y su lucha contra la vieja aristocracia.

Son protagonistas como Nezhdánov,  Solomin y Markélov los que encarnan a ese conjunto de jóvenes revolucionarios que surgieron como fruto de los conflictos entre una gran masa de campesinado y los kuláks surgidos con la abolición de la servidumbre por Alejandro II en 1861. No tenían una clara organización, pero decepcionados con la situación nacional compartían el deseo de derrocar la monarquía y redistribuir la tierra entre los campesinos.  Fue un movimiento que ensalzaba la figura del campesinado, que se nutría de teóricos nihilistas como P. L. Lavrov  y que realmente tuvo cierta relevancia a nivel social entre las jóvenes generaciones de nobles y burgueses.

En este contexto el autor desarrolla un buen número de personajes y situaciones que nos permiten conocer un mundo antagónico y repleto de contradicciones. Una Rusia feudal económica, social y políticamente anacrónica en la que se introducían un sinfín de influencias intelectuales y culturales propias de las revoluciones burguesas producidas en el antiguo continente y en la que incluso dentro de la misma clase social dominante (nobleza) había disputas sin resolver entre los occidentalistas y eslavófilos (Sipiaguin y Kaloméitsev). En general, presenta una estructura verdaderamente compleja y mediante la cual los personajes cogen una enorme profundidad.

El libro es un ataque –por lo menos lo considero así– a la autocracia y a la clase reaccionaria, se entrevé odio por parte del autor que no puede evitar mostrarnos a estos personajes como unos sucios reacios a cambiar la situación y a perder su hegemonía por muy amables y cordiales que se muestren en público. Pero también supone una crítica a ese movimiento revolucionario que creía que las masas no eran autosuficientes para emanciparse y por ello caballeros generosos debían difamar conciencia de la mala situación de su clase social.

Una crítica en el sentido estricto, un movimiento fallido por falta de organización y desarrollo material e intelectual. Markélov es un ejemplo, aristócrata que ofrece una redistribución de la tierra y pretende crear consciencia entre sus trabajadores  fracasa, lo toman por un loco e incluso lo llevan a las autoridades. Y así miles de casos reales en los que el estado ruso impartió una represión tremenda.

Se puede afirmar que Nezhdánov es el protagonista por excelencia. Un personaje corrompido por dentro, que sueña con un campesinado sepa leer poemas de grandes autores pero que se muestra escéptico ante las posibilidades de conseguirlo. Un hombre que se establece como profesor en la casa de Sipiaguin, donde se rodea de la alta nobleza y donde su lucha interior se acrecienta. Junto su amor con Marianna, su cerebro es un mar turbulento de ideas contradictorias, de decepciones y no le llevan a un buen final.

Solomin pese a ser camarada de Nezhdánov, no representa al igual que el al revolucionario idealista. Es un hombre práctico, afable, que representa  una alternativa a la revolución y cuya forma de ser choca con las ideas de emancipación.

A modo de conclusión, he de añadir que esta obra es perfecta para iniciarse en el realismo ruso. Detalla muy bien el escenario, los personajes y sus acciones; pero si por algo se caracteriza es por ser austero, se limita a describir de forma directa sin irse por las ramas y ello le da dinamismo a la lectura y hace que esta se haga más amena que, por ejemplo, Tólstoi.


Hablo enserio, este es un clásico bastante decente para empezar. Y está realmente bien, una lástima que también resulte complicado exponer en una entrada de un blog todo su contenido, cosa que no he logrado en absoluto.

4.7.16

Entrada informativa:

Con la intención de conocer las preferencias de la gente que me lee, he realizado una encuesta en mi red social (twitter) en la que podéis elegir que tipo de entradas echáis de menos en el canal. Agradecería que dejarais a un lado una actitud pasiva como espectadores y participarais en la encuesta que seguramente decida el rumbo futuro del blog. 

Si no tenéis cuenta twitter, siempre podéis dejar en el comentario en la entrada o incluso enviarme un correo con las diferentes sugerencias que tengáis.


Esta entrada será borrada pasados siete días. ¡Muchas gracias de antemano!