8.1.17

¿Existe la buena y mala literatura? - Cuarta parte

Cabe recordar que cada parte es una intervención mía o de Luka Henao (Enlace) sobre si se puede establecer o no qué es y qué no es una buena novela. Esta parte es una respuesta de mi compañero, no mía.

Considero que el hecho de que se haya llamado arte a aquello que se da a conocer socialmente es muy tendencioso, y de todo punto infundado. ¿Un escritor que no muestra sus escritos no es artista? ¿En base a qué? Con respecto a si la genética condiciona las ideas de una persona, yo creo que sí. Una persona con cierto temperamento puede tender a un cierto tipo de ideas o a otro. Una persona má sensible al sufrimiento ajeno puede tender, por ejemplo, a ideas más izquierdistas, mientras que una persona menos empática podría tender a ideas más conservadoras. Es una idea demasiado general, pero tampoco podemos afirmar con seguridad hasta qué punto la sociedad condiciona al individuo. Que lo hace en gran medida es evidente, pero también es cierto que no lo hace en sus totalidad, puesto que en ese caso, como decía, todos seríamos absolutamente idénticos en nuestros gustos, conductas, cosmovisiones y demás.

A falta de chicha, pondré también mi respuesta:

Un artista, o escritor (mejor este segundo porque es el centro de la cuestión, a parte de que cada campo artístico tiene sus propias movidas) del que nadie sabe nada porque no da ninguna señal de sus obras (ya sean relatos, microrelatos, novelas, etcétera) será artista para sí mismo. Pero de ningún modo será artista en un sentido estricto y compartido por el mero hecho de que nadie lo conoce. Es sencillo: si no sabes que una persona se pasa horas escribiendo, con una relativa constancia, ¿lo tratas cómo un escritor?, ¿lo consideras como tal? Difícilmente si no conoces esa faceta suya. Una sociedad que no tiene constancia del ejercicio artístico del individuo, simplemente es imposible que le reconozca dicha actividad, limitando, seguramente, el reconocimiento a un círculo pequeño que conformarán sus amistades o familiares más cercanos. "Una persona con cierto temperamento puede tender a un cierto tipo de ideas o a otro. Una persona má sensible al sufrimiento ajeno puede tender, por ejemplo, a ideas más izquierdistas." No vemos, desde luego, esta cuestión de la misma manera. Que la persona pueda tender a un u otro temperamento en sí no lo voy a negar. Pero que determine la ideología política del individuo me parece excesivo. Si aceptamos por válido lo que dices, aun con eso, la socialización (que no es más que la imposición de los valores dominantes de la sociedad) del individuo dentro de la familia, amistades y el tipo de experiencias que viva con ellas determinarán al final la actitud de este. Y la podrá, obviamente, cambiar consciente o inconscientemente. Y por otro lado que donde ves algo más emocional, yo veo una evolución lógica de un grupo de individuos insertados en una clase social dentro de la cual el modo de vida y la forma en que se ven afectados por los problemas sociales son diferentes y condicionan, una serie de comportamientos o ideas distintos. Yo veo un desarrollo material de la vida distinto en alguien con capital económico frente a alguien obligado a vender su fuerza de trabajo en un tajo no vocacional, mal remunerado, al que ha llegado porque así lo determina la estructura. Pero bueno, no nos desviemos del tema. En conclusión, y para aclarar, repito que tampoco veo a la literatura encajada en unas normas estrictas y universales que juzguen qué tan bueno es un libro. No niego una pluralidad de enfoques para criticar una obra, una pluralidad de recursos artísticos, una pluralidad a la hora de expresarse en el arte. Pero como todo lo que está circunscrito por una sociedad, es libre de acción en un marco determinado y objetivo al propio individuo. Un marco que se planta como una bestia frente al individuo, el cual pierde absolutamente el control de la fiera y en la que, dependiendo del prestigio social se puede o no influir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario